Consultas legales - 807 520 008

jueves, 23 de junio de 2011

La paralización de los desahucios

Estos días en distintos medios ha aparecido como noticia en algunas ciudades que grupos de “indignados” han impedido el desahucio por falta de pago de inquilinos paralizando la actuación judicial.

Sin analizar lo ilegal e incluso delictivo de estas conductas, para desmontar su componente populista y demagógico, es importante contemplar los hechos desde la perspectiva del arrendador que por la “vía de hecho” se ve privado de su vivienda, después de haber efectuado cuantiosos gastos de abogado y procurador y soportado toda clase de demoras, para obtener esa orden de desalojo de un inquilino moroso que ahora ve frustrada.


Ya va siendo hora de que en España se deje de considerar a los arrendadores de bienes urbanos como potentados y se les penalice por ello, como fue la suspensión de los desahucios para paliar la carestía de la vivienda en un momento determinado, y ha sido hasta 1985 la prórroga forzosa que convertía al arrendamiento en un relación jurídica “in aeternum”, que se transmitía de padres a hijos.

En la actualidad hay que percatarse que en muchos casos el arrendador puede ser un mileurista o incluso parado que al no poder atender a su préstamo hipotecario, o por necesidad de traslado para encontrar trabajo en otra ciudad, abandona su vivienda, la pone en alquiler y, hablando términos coloquiales, “se busca la vida” en otro alquiler más modesto o en casa de familiares.

¿Qué debe hacer si su inquilino no le paga y además se le impide desahuciarlo? El Banco no le va a aceptar esta circunstancia como justificación para dejar de pagar la hipoteca.

Parece más equitativo en la actual coyuntura económica suspender la concesión de la Renta Básica de Emancipación que fue creada “para dinamizar el mercado de arrendamientos mediante la adopción de una serie de medidas que contribuyan a facilitar a los jóvenes el acceso a una vivienda digna en régimen de alquiler, fomentando así una más temprana emancipación y mayor movilidad laboral” y dedicar el dinero público resultante a quienes carecen de medios para sufragar el costo de su vivienda en alquiler.

Tampoco sería impopular una medida que impusiese una moratoria a las entidades de crédito en el cobro de sus préstamos hipotecarios.

Lo que desde luego parece claro es que la difusión de noticias como las anteriores no va a dinamizar el mercado de arrendamientos.

3 comentarios:

  1. Hola Buenas Tardes!!

    Queria hacerle una pregunta urgente, solicito por favor su ayuda. El año pasado mi marido recibio una subvencion de 7000€, para la reforma de un barco y pesca, es pescador profesional de 3º lista, y trabaja para su compañero. Al mes pagan un seguro de autonomo entre los 2.
    Me gustaría saber cuanto se lleva hacienda por esta subvencion, vamos cuanto le voy a tener que devolver a hacienda?
    Por favor, contesteme.

    ResponderEliminar
  2. A Diamar: Es imposible responder a sus preguntas para ello habría que confeccionar la declaración de la Renta de su marido incluyendo esa subvención y el resultado dependerá de sus restantes datos que desconozco y no parece oportuno que se publiquen en este blog.

    ResponderEliminar
  3. Buenas D. Pedro, em parece muy bien lo que defiende, pero y si le contase mi caso que ha ocurrido hace 6 días solo, estoy en la calle, la arrendataria con 4 individuos mas me hacen allanamiento de morada, acoso, secuestro, agresión a mí y a una menor familiar mía. Llevo acogida con lo puesto hace 6 dias en casa de un familiar y todo porque tuve que salir al médico del ataque de ansiedad que me dió. Cuando ellos llaman a los verdes digamos sin ofender, ellos solo dicen que no creen a nadie y que todo el mundo a dormir junto ahí esa noche. Después de todo lo sufrido. Omision de auxilio por la parte vecinal y cambio de fechadura antes de que viniese la seguridad cicudadana. ¿Sabe lo que me indigna? Que he sido una arrendataria modelo porque tenía todos mis pagos al día, que he sido estafada y engañada por una banda de asaltantes y que aún sigo esperando y que la única cordura que me queda es confiando en que se haga justicia, pero que lo que yo estoy sufriendo no me lo paga nadie. ¿Algún consejo? Muchas gracias volveré a visitar su página. Y si lo veo oportuno quitaré lo de anónimo.

    ResponderEliminar

Si desea hacer una consulta personal, éste no es el cauce adecuado, y puede quedar sin contestación, es preferible que utilice el teléfono que se expone a continuación, recibirá atención directa e inmediata.
807 520 008 (1,21 eur./min. Desde fijo; 1,57 eur./min. Desde móvil)