Consultas legales - 807 520 008

martes, 20 de noviembre de 2012

La mediación, una alternativa a las tasas judiciales.



Por si éramos pocos... se aprueba la Ley de Tasas Judiciales, cuya publicación en el BOE y entrada en vigor es inminente.

En el ámbito de los arrendamientos urbanos será notable la influencia negativa, casi disuasoria, en los dos temas más conflictivos y frecuentes:
a) El supuesto habitual en que el arrendador decide no devolver la fianza a su inquilino al término del contrato. La reclamación a través de juicio verbal o monitorio podrá hacerse sin abogado ni procurador pero ya no será gratuita en el caso del verbal habrá una tasa fija de 150 euros y en el monitorio 100 euros, más, en ambos casos, un 0,5% de la cuantía reclamada.
b) El  juicio de desahucio contra el inquilino que deja de pagar el alquiler, además de los honorarios de abogado y procurador el arrendador deberá pagar esa tasa, 150 euros   más el 0,5% del importe anual de los alquileres.

Esta circunstancia abona junto con las demás ya existentes la opción mediadora como sustitutiva de la reclamación judicial, ya que como la propia Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, señala en su preámbulo:
Entre las ventajas de la mediación es de destacar su capacidad para dar soluciones prácticas, efectivas y rentables a determinados conflictos entre partes y ello la configura como una alternativa al proceso judicial o a la vía arbitral, de los que se ha de deslindar con claridad. La mediación está construida en torno a la intervención de un profesional neutral que facilita la resolución del conflicto por las propias partes, de una forma equitativa, permitiendo el mantenimiento de las relaciones subyacentes y conservando el control sobre el final del conflicto.

Según el CIS en su Barómetro Febrero 2011, seis de cada diez españoles prefieren resolver sus conflictos por medio de un acuerdo aunque supusiese una pérdida para ellos y sólo dos de cada diez llevarían el asunto a los Tribunales.

La mediación se ha demostrado como un elemento muy importante a la hora de resolver conflictos, entre un 70% y un 80% de los casos que se someten a mediación acaban con un acuerdo positivo sin tener que pasar por tribunales.

Los jueces son cada vez más conscientes de las posibilidades de la mediación en su función complementaria a la justicia, y de en qué situaciones resulta más adecuada para las necesidades de las partes que el proceso judicial.

Sin embargo la realidad es que no existe en España una auténtica cultura de la mediación en los términos antedichos y se hace absolutamente necesaria la adquisición de un formación específica en la materia para las personas interesadas en actuar como mediadores.