Consultas legales - 807 520 008

martes, 1 de julio de 2014

¿Qué garantía tiene la compra de un automóvil usado?



Las averías sobrevenidas en los automóviles que se compran de segunda mano suelen ser fuente de litigios entre comprador y vendedor.

Una interesante sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de dieciocho de marzo de dos mil catorce, se pronuncia y resuelve sobre este tema.

Hechos:

Compra el 24 de mayo de 2011, de un automóvil de siete años con 117.000 km. que sufre una avería de 5.755,91 euros, el 23 de diciembre de 2011.

El Juzgado de 1ª Instancia condena al vendedor, dueño de un taller mecánico -al parecer y según su manifestación de chapa y pintura- al pago de esa reparación.

Apelada la sentencia al Audiencia estima en parte el recurso y reduce la cantidad a pagar por el vendedor a un tercio es decir TRES MIL OCHOCIENTOS TREINTA Y SIETE euros e intereses legales desde la interpelación judicial.

Considera la AP:

Lo primero que hay que dejar sentado, a la vista de la prueba practicada, es que no hay indicio alguno de dolo por parte del vendedor. Consideramos probado que cuando vendió el vehículo lo hizo en la creencia de que el mismo estaba en el estado correcto correspondiente a su antigüedad, no habiéndose manifestado hasta entonces síntoma alguno que hubiera sido advertido por él sobre la patología que unos meses más adelante se evidenció.

Sentado lo anterior, el debate se desplaza hacia terrenos más objetivos. Se trata, en definitiva, de determinar si cuando se produce la venta el coche ya estaba dañado o no. Al margen del conocimiento que las partes tuvieran de ese hecho. Aunque el vendedor desconociera que el vehículo tenía ese defecto, si efectivamente lo tenía, el automóvil sufría un desvalor que alteraba de forma radical lo que constituía la esencia de la compraventa.

Aunque no sea aplicable al caso la legislación sobre consumidores y usuarios, pues exige que en la otra parte haya un empresario, que aquí no existe, no podemos dejar de tomar como referencia, desde luego no vinculante, el artículo 123.1 RD Legislativo 1/07 nos dice que 'Salvo prueba en contrario, se presumirá que las faltas de conformidad que se manifiesten en los seis meses posteriores a la entrega del producto, sea éste nuevo o de segunda mano, ya existían cuando la cosa se entregó, excepto cuando esta presunción sea incompatible con la naturaleza del producto o la índole de la falta de conformidad.'

En realidad, esta norma, no establece sino una presunción iuris tantum, susceptible de prueba en contrario, que descansa en una estimación de probabilidades de que la proximidad temporal entre el momento de la venta y la aparición de la avería las relacionan. 
Sin vinculación alguna, sí podemos valorar que el hecho de que sólo se hubieran hecho 5.000 km (según la actora, además, en el último mes, en verano con motivo de las vacaciones) y que se produjera tan grave avería obedecía a una previa existencia de la causa de la avería, manifestada tras la venta

¿Era razonable que en un vehículo de esas características se produjera una avería como la de autos? Tanto el perito como el mecánico que lo reparó coinciden en señalar que no, que un motor de esas características estaba relativamente nuevo. Entonces, es claro que se produce alguna interferencia causal en la producción de la avería, que no es consecuencia natural de la antigüedad del coche.

La proximidad temporal a que antes aludíamos, nos hace pensar en que se la causa estaba latente al tiempo de la venta, a la vista especialmente de la opinión pericial.

La estimación de la demanda, sin embargo, no debe ser completa, pues según resulta de la declaración del testigo que reparó el vehículo, se cambiaron piezas que estaban deterioradas, sin que haya quedado probado que ese deterioro se debiera a la avería que nos ocupa. Prudencialmente, y a falta de mayor concreción en autos, se estima que la pretensión actora debe limitarse en un tercio, por lo que la condena se limita a la cantidad de 3.837 euros, sin que proceda hacer pronunciamientos sobre costas en ninguna de las instancias.