Consultas legales - 807 520 008

miércoles, 6 de septiembre de 2017

La responsabilidad del casero en incendio de la vivienda alquilada



La compañía aseguradora del casero reclama al inquilino la cantidad de 18.394,99 euros que se vio obligada a pagar como consecuencia  de los daños ocasionados en la vivienda arrendada, por un incendio producido, a juicio de la aseguradora, por imprudencia del inquilino, pues encendió la chimenea, en los nueve meses que llevaba ocupando la vivienda no la había limpiado nunca y, además, abandonó la vivienda dejando la chimenea encendida.

Tanto el juzgado de 1ª instancia como la Audiencia Provincial de Burgos, sentencia de 23 de mayo de 2017, desestiman la demanda, por considerar que la causa del incendio no ha quedado determinada, que pudo obedecer a múltiples y/o concurrentes causas, de las que solo una, y en principio, pudiera ser imputable al arrendatario demandado, la falta de limpieza de la chimenea.

Conforme a lo dispuesto en el Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios: "La comprobación, y limpieza si procede, de conductos de humos y chimeneas, sería de una vez por temporada (año)".

No se justifica la imputación de falta de diligencia del inquilino por falta de limpieza de la chimenea, en atención a las siguientes circunstancias acreditadas:

-El incumplimiento por la propietaria arrendadora de la obligación de entregar el inmueble en adecuadas condiciones de uso del inmueble, y por tanto con los conductos de la chimenea en correcto estado de uso y mantenimiento, lo que obviamente suponía que la propiedad hubiera realizado las oportunas labores de comprobación y limpieza de la chimenea; pues la propietaria, asegurada de la Aseguradora demandante, en los once años que había venido utilizando diariamente la chimenea, según declaró, no había realizado nunca la comprobación y limpieza de la chimenea que previene el Reglamento de Instalaciones Térmicas de edificios se haga una vez al año.

-Dado que el inquilino demandado alquila el inmueble en Febrero de 2013, cuando se produce el incendio en Diciembre de 2013 no había transcurrido un año, y que el uso que hacía de la chimenea no era intensivo, básicamente los fines de semana, no puede considerarse le fuera exigible realizar una comprobación, y limpieza en su caso, de la chimenea a la fecha del siniestro (se había limitado, según declaró a utilizar cartuchos de limpieza del tiro en Abril/Mayo).

Teniendo en cuenta que manifiesta que utilizaba cartuchos de limpieza tras los encendidos, que la leña que empleaba era de encina (recomendada porque no produce mucha creosota) que llevaba menos de un año en la posesión de la vivienda, que la zona del hogar de la chimenea se encontraba limpia, y cerrada, en correctas condiciones de mantenimiento, se puede afirmar que el arrendatario en la utilización de la chimenea empleo la diligencia que le era exigible realizando un uso correcto de la misma.

Teniendo en cuenta que el incendio se originó en la zona de cubierta, alrededor del tubo de la chimenea, el hecho de que inquilino saliera de la vivienda y dejara la chimenea encendida, con la zona del hogar perfectamente cerrada y limpia, en modo alguno puede justificar considerarle responsable del incendio, que se habría originado de igual manera teniendo en cuenta donde se inició pues, además, de que esta circunstancia no tuvo incidencia causal en la producción del incendio, ni tampoco en las consecuencias del mismo.