Consultas legales - 807 520 008

miércoles, 8 de mayo de 2013

El Certificado de Eficiencia Energética (CEE) que se avecina.



La inminencia de la entrada en vigor, 1 de junio próximo, de una inédita obligación para los arrendadores de viviendas, el Certificado de Eficiencia Energética (CEE), justifica tratar de ello en este blog, dado que va a ser una obligación de reciente creación con gran contenido técnico, hemos solicitado y obtenido la valiosa ayuda de D. Luis Jurado, Arquitecto y Divulgador técnico, que mantiene el blog http://lacasadelascasas.com , con el fin de proporcionar a los posibles lectores una información rigurosa técnicamente hablando.

El Certificado de Eficiencia Energética, en adelante CEE, ha sido regulado por el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, publicado en el BOE nº 89 de 13 de abril de 2013

ENTRADA EN VIGOR: La obligación de poseer el CEE tanto de la totalidad como de una parte del edificio, según corresponda, será exigible para los contratos de compraventa o arrendamiento que se suscriban a partir del 1 de junio de 2013.

CONCEPTO: El CEE es un documento que contiene información sobre las características energéticas de un edificio o una parte del mismo y que como consecuencia de pruebas, comprobaciones e inspecciones realizadas por un técnico competente, establece una calificación energética mediante un código de 7 valores de A (más eficiente) a G (menos eficiente) representados sobre unas bandas coloreadas del verde (más eficiente) al rojo (menos eficiente). En este enlace puede examinarse el modelo oficial.

OBLIGADOS: El Certificado de Eficiencia Energética afecta tanto a los promotores y propietarios de inmuebles, como a los futuros compradores y futuros arrendadores de los mismos o parte de ellos. Además también afecta a las autoridades públicas que ocupen edificios con superficie útil superior a 250 m2 y que vayan a ser frecuentados habitualmente por el público.

CONTENIDO MINIMO: El CEE ha de incluir como mínimo la siguiente información:
a) La identificación del inmueble que se certifica
b) La indicación del procedimiento utilizado para obtener la calificación de eficiencia energética
c) La indicación de la normativa sobre ahorro y eficiencia energética de aplicación en el momento de su construcción
d) La descripción de las características energéticas del edificio
e) La calificación de eficiencia energética expresada mediante la correspondiente etiqueta
f) Para los edificios existentes, las recomendaciones para la mejora si fuera necesaria, de los niveles óptimos o rentables
g) Una breve descripción de las pruebas realizadas para la calificación energética
h) El cumplimiento de los requisitos medioambientales exigidos a las instalaciones técnicas.

VALIDEZ: El CEE tiene una validez máxima de diez años. Cuando transcurre el plazo de diez años, el Certificado de Eficiencia Energética tiene que renovarse, salvo que con anterioridad se hayan producido variaciones que hubieran afectado al certificado anterior

INMUEBLES EXCLUIDOS: No tienen que obtener el CEE los siguientes edificios:
a) Los edificios y monumentos protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado o por su particular valor arquitectónico o histórico
b) Los edificios utilizados exclusivamente como lugares de culto y actividades religiosas
c) Las construcciones provisionales cuyo plazo de utilización sea igual o inferior a dos años
d) Los edificios industriales, de la defensa y agrícolas
e) Los edificios cuya superficie sea inferior a 50m2
f) Los edificios que se compren para reformas importantes o demolición y los edificios o partes de edificios existentes de viviendas cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25% de lo que resultaría si se utilizara durante todo un año, siempre que así conste mediante declaración del propietario.

ETIQUETA DE EFICIENCIA ENERGETICA: La obtención del CEE otorga el derecho de utilización, durante su período de validez, de la denominada etiqueta de eficiencia energética. Esta etiqueta deberá incluirse en toda oferta, promoción y publicidad, dirigida a la venta o arrendamiento del edificio o unidad del mismo.
Todos los edificios o unidades de edificios, de titularidad privada, que sean frecuentados habitualmente por el público, con una superficie igual o superior a 500 m2, exhibirán la etiqueta de eficiencia energética de forma obligatoria, en lugar destacado y bien visible por el público. Los edificios ocupados por las autoridades públicas, que sean frecuentados por el público, y cuya superficie total sea superior a 250 m2 también deberán exhibir la citada etiqueta en lugar visible y destacado. Para el resto de los casos, la exhibición de la etiqueta de eficiencia energética será voluntaria y de acuerdo con las disposiciones que aprueben las comunidades autónomas.